La Educación Musical mediante los Encuentros AETYB

La Educación Musical en el Conservatorio de SantanderLa Asociación Española de Tuba y Bombardino (AETYB) apuesta claramente por una Educación Musical basada en el aprendizaje colectivo.

 

Una enseñanza en hermandad con el indiscutible objetivo de posicionar y dar a conocer nuestro instrumento, tanto en el entorno Nacional como en el ámbito Internacional.

 

Prueba de ello es la acción en la que tuve el placer de participar y que realice el pasado 10 de diciembre en el Conservatorio “Jesús de Monasterio” de Santander.

 

Una jornada en la que la Educación Musical fue la protagonista de la mano de la Tuba y el Bombardino y en la que como no, también hubo espacio para el Marketing Musical.

 

El encuentro te lo avance en un Post días antes del mismo: Bombardino, Tuba y Marketing en el encuentro AETYB de Santander y lo que hoy pretendo es contarte mi experiencia.

 

Compartir contigo lo vivido en un día lleno de buenas sensaciones y grandes emociones; además creo que son las fechas perfectas para ello, es la mejor época del año para sacar lo más profundo de nosotros.

 

Como te comentaba antes, la Educación Musical fue la principal excusa para hacer el primer encuentro entorno a la Tuba y el Bombardino en el Conservatorio.

 

Pero además tuve la oportunidad de poder ofrecer mi Conferencia de Marketing para Músicos titulada “El Show lo Vende el Músico”.

 

Por lo que las emociones tuvieron diferentes colores.

 

Motivar a los profesores que vinieron a la charla a que gestionen ellos mismos sus productos artísticos y transmitir el entusiasmo a los alumnos de tuba y bombardino, con la finalidad de que se esfuercen día a día en sacar lo mejor de si mismos, eran los grandes objetivos.

 

Evidentemente habían pequeños hitos a mitad de camino de estas dos metas transversales y que te explicaré a continuación.

 

Marketing en la Educación Musical

 

La jornada empezó a las 11:30 horas con “El Show lo Vende el Músico”, a la charla se acercaron unas 30 personas, todo un logro teniendo en cuenta que por las mañanas los profesores no tienen porque estar en el Conservatorio y esta afluencia, se la debo al gran esfuerzo que Juan Ignacio (Profesor de Tuba) realizó en la promoción del evento, él fue el organizador.

 

Tras más de una hora de monólogo por mi parte, en la que abordé aspectos como diseñar una marca para tu Proyecto Musical, la preparación y ejecución de una entrevista comercial o el uso apropiado de las Redes Sociales para la promoción de nuestros conciertos, llegó el momento de preguntas y dudas.

 

Un espacio de tiempo que utilizo al final de la conferencia para que los asistentes puedan intervenir y aclarar o ampliar cualquiera de las secciones de la charla. Sin embargo, la mayor parte de dudas surgieron por el bloque de gestión y administración.

 

Es decir, todo lo relacionado con facturación, contratación o modalidades jurídicas donde vincular nuestro proyecto artístico.

Educación Musical y Marketing

Mi mayor satisfacción fue que estuvimos más de 40 minutos, después de la conferencia, tratando todo este tipo de dudas. También hablamos de propiedad intelectual y de la influencia del Social Media en el Sector Cultural.

 

Mi reflexión sobre todo lo acontecido, es que en la Educación Musical y sobre todo en cursos más avanzados, es absolutamente necesario implementar acciones formativas vinculadas tanto al Marketing Musical como a la Gestión y Administración de productos musicales.

 

Además se percibía un claro interés por parte de los asistentes en todos estos temas y una puesta en común en la que todos estábamos de acuerdo, en que hoy en día no es suficiente con tocar muy bien un instrumento.

 

Otra de las conclusiones a las que llegamos, es que los profesores también deberían recibir formación en Marketing y Gestión. Mediante la formación continua capacitarlos mínimamente para complementar la Educación Musical de sus alumnos, de manera que puedan inculcar y motivar a que sean ellos mismos quienes gestionen sus carreras en el futuro.

 

 

La Tuba y el bombardino, protagonistas en la Educación Musical del Conservatorio

 

Tal y como me comentaba el compañero Juan Ignacio, en el Conservatorio no se dan tantas oportunidades para realizar Cursos y Masterclass de profesores externos y menos aún de Tuba y Bombardino.

 

Además él mismo comenzó con la asignatura hace pocos años, por lo que las expectativas eran muy interesantes.

 

Es cierto que aunque la especialidad de Tuba y Bombardino se integró no hace mucho tiempo en la Educación Musical de este Conservatorio, la clase ya cuenta con una cantidad importante de alumnos.

 

No obstante, a la Materclass vinieron alumnos de otros Conservatorios de Santander, en total 15 entre Bombardinos y Tubas.

 

Uno de los propósitos del encuentro, independientemente de la actividad en si, era crear lazos de unión entorno a nuestros instrumentos y entre los Conservatorios de la capital Cántabra.

 

Para ello se invitó tanto a profesores como alumnos de los otros centros. Una iniciativa con una gran acogida por parte de éstos y su inestimable participación en el evento, como fue la asistencia del Profesor Eduardo Diz y sus alumnos, todo un lujo.

 

Aunque el principal objetivo era hacerles ver un punto de vista musical y técnico que estoy convencido, o eso espero, les aporte y nutra en su Educación Musical.

 

La Importancia de los Calentamientos Colectivos en la Educación Musical

 

La Masterclass comenzó con un calentamiento en conjunto, el mismo empezó con unos estiramientos musculares del tren superior de nuestro cuerpo.

 

Desde el cuello hasta los dedos y pasando por la espalda estuvimos estirando y preparando nuestro cuerpo para el comienzo de la clase.

 

Una vez hubimos realizado los ejercicios físicos, pasamos directamente a trabajar el sonido de nuestro instrumento. Para ellos hicimos una serie de notas largas, desde el registro medio y extendiéndolo tanto a la parte grave como aguda.

 

Continuamos trabajando la columna de aire y la gestión del mismo, mediante un conjunto de ejercicios y con el propósito de que los asistentes llegaran a crear ellos mismos hábitos de estudio saludables y como no, que mejoraran su Sonido y Técnica.

 

Este trabajo en grupo perduró algo mas de una hora, para después pasar a realizar a cada uno de los alumnos una clase individual, en la que pudiera ayudarles personalmente en su Educación Musical.

 

Antes de explicarte como planteé las clases individuales, me gustaría comentarte los beneficios de hacer dinámicas colectivas en la enseñanza musical.

 

Unos hábitos que arrojan beneficios tanto para los alumnos como para el profesor.

 

Beneficios del trabajo colectivo en la Educación Musical

El primer beneficio al hacer este tipo de ejercicios, es que se incita a crear un clima más cálido en la clase. Ayuda a que los alumnos se conozcan mejor y tengan mas confianza entre ellos.

 

Gracias a las clases colectivas, el profesor puede afianzar el nivel de la clase para trazar estrategias transversales que mejoren el rendimiento de la misma.

 

Con estas dinámicas enseguida aparecen las diferencias entre ellos y aunque el profesor ya lo sepa, resaltarán los que se encuentren en un nivel más alto; de manera que ellos mismos podrán comprobar y vivir el resultado de su esfuerzo diario.

 

Por lo que la competitividad entre ellos comenzará a latir, algo muy positivo si se sabe gestionar, es decir, es responsabilidad del profesor el que se cree una lucha intelectual sana y que no pase a ser una pelea por un liderazgo absolutista entre los alumnos.

 

También se incita la solidaridad entre los que más despuntan con los que aún no tienen el nivel deseado. Es más, si eres un profesor que sabe delegar, además de que se beneficie el alumno menos aventajado, vas a dar una gran dosis de motivación a los que van mejor; ya que van a explotar y compartir sus cualidades artísticas con sus compañeros.

 

Se generará confianza entorno al profesor y es el momento perfecto para que la clase vea que es equitativo con todos los alumnos. Que el esfuerzo que realiza entorno a la clase es el mismo con todos y cada uno de los alumnos y que el nivel de exigencia es igual para todos.

 

Estoy convencido que aparecerán más beneficios con este tipo de prácticas, supongo que daría para un Post entero, pero hoy no es el momento, si te animas a mencionar alguno más no lo dudes y compártelo con todos.

 

Personalizar la Educación Musical en las Clases Individuales

 

Una vez acabada la clase colectiva, me puse manos a la obra y comencé con la supervisión musical y técnica de cada uno de los alumnos.

 

Desde mi punto de vista y sobre todo en un breve espacio de tiempo, que en el caso de esta Masterclass fueron de unos 20 minutos aproximadamente por alumno, lo difícil es detectar rápidamente las debilidades de éstos, seleccionar las herramientas adecuadas para solucionarlas (intentando que lo vean con la mayor claridad posible) y como no, adaptar mi discurso y lenguaje para cada uno de ellos.

 

Un cóctel con un único fin, que es motivarlos para que al día siguiente quieran volver a estudiar su instrumento. Es imposible solucionar en 20 minutos muchas cosas, pero lo que si es viable y creo que es lo que se debe de hacer en estos encuentros, es darles una gran dosis de motivación.

 

Con el nivel elemental y medio, también es muy fácil caer en la frustración; tanto por el que imparte la clase como por el alumno, por lo que me armé de mucha paciencia e intenté no sobre pasar los límites. En este tipo de situaciones, es indispensable saber hasta donde puedes llegar.

 

La línea para desmotivar a los alumnos es invisible y muy fácil de rebasar.

 

Además este tipo de acciones puede acarrear trágicas consecuencias en la Educación Musical de éstos y sobre todo para un niño de entre 8 y 12 años.

 

Por lo que desde las cinco de la tarde hasta más de las 21:30 horas, estuve repasando a cada uno de ellos las piezas que habían traído para su clase.

 

Les dejaba que la tocaran unos cinco minutos por si solos y después me puse a trabajar con cada uno de ellos las mismas.

 

Solucionar aspectos técnicos adaptando ejercicios a la pieza que están trabajando y les ayude a superar barreras técnicas, me parece una fórmula muy beneficiosa en la Educación Musical.

 

Se fomenta la creatividad y no se cae en la monotonía de repetir mil y una vez el mismo pasaje.

 

Respecto a aspectos musicales, además de dirigirles y tocar con ellos, lo que hice en algunas ocasiones fue improvisar analogías; entrelazando historias o situaciones cotidianas, en las que se pudiesen ver reflejados ellos mismos con la música que estaban interpretando en ese momento, para que el aprendizaje fuera de lo más ameno y divertido posible.

Educación Musical con la Tuba y el Bombardino

Para concluir este artículo, me gustaría poner en valor el gran esfuerzo y labor que realizan los profesores en los Conservatorios Profesionales.

 

Me parece fundamental el trabajo que ejercen éstos en la Educación Musical y en consecuencia el impacto en el tejido profesional de la Industria Musical del futuro.

 

Hace falta que estos profesores estén muy motivados, que haya una comunicación interna en la organización fluida y clara y como no, que tengan el inestimable apoyo de las familias para el buen hacer de éstos.

 

Por mi parte, me sentí muy bien acogido y tratado tanto por Nacho como por el equipo directivo. La Directora, el subdirector y la Jefa de Estudios estuvieron durante toda la jornada pendientes de mis necesidades y del transcurso de las actividades.

 

Sinceramente me lo pusieron muy fácil, ya que trabajar con este apoyo resulta muy motivador. Y aunque la productividad no debe influir, con esta atmósfera hace que uno de lo máximo de si mismo, o por lo menos intentarlo.

 

Agradecer enormemente a Nacho por el apoyo y profesionalidad en tanto al trato personal y organizativo y como no a la Asociación Española de Tuba y Bombardino por la promoción de este tipo de eventos.

 

Espero tener la oportunidad de contarte más experiencias de este tipo.

 

Aprovecho para desearte unas Felices Fiestas y un Próspero 2016, lleno de ilusión y sobre todo con mucha Música y como no, con una gran inyección de Marketing.

 

Un abrazo

Educación Musical con la tuba

 

 

 

 

by Paco Yáñez, on 28 diciembre, 2015

Me apasiona la Gestión de Proyectos Culturales, la Música y el Marketing. Me considero una persona accesible, amigo de mis amigos y con una familia formidable. Si quieres conocerme mejor, estás en el mejor lugar, mi Blog personal.

Simple Share Buttons